Inicio > Especies > Dermochelyidae > Dermochelys coriacea

Dermochelys coriacea
(Vandelli, 1761)
Tortuga laúd
Inglés: Leatherback turtle
Alemán: Lederschildkröte

Taxonomía: Dermochelys coriacea es la única especie perteneciente al género Dermochelys y a la familia Dermochelyidae.

Especies similares: Se trata de una especie inconfundible dado su tamaño y su peculiar morfología.

Morfología: Esta especie, como el resto de tortugas marinas, tiene un caparazón bastante aplanado e hidrodinámico, pero a diferencia de las otras especies marinas la tortuga laúd tiene un caparazón formado de piel dura, en lugar de ser de escamas rígidas (placas o escudos). El caparazón está dividido por 7 quillas longitudinales, y el peto por 5 quillas.
Tiene el caparazón de color gris oscuro con multitud de manchas blancas.
Las extremidades anteriores son de un tamaño muy superior al de las posteriores. Carece de uñas y escamas grandes.

Subespecies: Se baraja la posibilidad de que existan dos subespecies distintas:

D.c. coriacea Habita en el océano Atlántico
D.c. schlegelii Habita en el océano Pacífico e Índico

 

Ejemplar adulto de Dermochelys coriacea (Foto cedida por Benjamín Castillo) Tortuga laúd rescatada de una laguna (Foto cedida por Benjamín Castillo)
 
Ejemplar rescatado a punto de ser liberado (Foto cedida por Benjamín Castillo)  

 

Si tenéis más fotos de esta especie o deseáis compartir información, podéis mandar un e-mail a: infotortuga@gmail.com

Dimorfismo sexual: La cola de los machos es mucho mayor que en las hembras y tienen el espaldar más estrecho.

Tamaño: Pueden superar los 2 metros de longitud y llegar a pesar más de 600 Kg.

Distribución: Se distribuye a lo largo de casi todos los mares y océanos del planeta, prefiriendo las zonas tropicales y subtropicales, aunque se han divisado ejemplares en zonas muy frías como Alaska.
Se reproducen en muchas playas de Centroamérica y África noroccidental.

Alimentación: Se trata de una especie omnívora, aunque tiene una gran preferencia por las medusas y los cefalópodos.

Comportamiento: Esta especie puede recorrer muchos quilómetros en poco tiempo. Gracias a sus potentes aletas anteriores y a su forma hidrodinámica puede alcanzar importantes velocidades.
Como todas las tortugas marinas, sólo se acerca a tierra firme para realizar la puesta.
Pueden llegar a sumergirse hasta 1000 metros de profundidad, aunque no es lo habitual.

Reproducción: Las hembras acuden a desovar a la playa de 3 a 7 veces al año, y llegan a poner de 50 a 150 huevos casi esféricos y de cáscara blanda en cada puesta.
La incubación suele durar unos dos meses, y pasado este tiempo nacerán las crías de tan solo 6 cm de longitud y saldrán del nido en dirección al mar. Durante este trayecto deberán sortear multitud de obstáculos y deberán librarse de muchos depredadores.
Se estima que con una incubación entre 27 y 29 ºC saldrán machos y entre 30 y 32 ºC,  hembras.

Problemática: Como todas las tortugas marinas, esta especie se ve muy perjudicada por la contaminación marina, la presencia humana (sobretodo la falta de playas tranquilas, ya que cada vez se encuentran más transformadas por culpa del turismo irresponsable) y por la pesca accidental.

Legislación: Está incluida en el Apéndice I de la CITES.

Bibliografía consultada:
- DIESENER, Günter / REICHHOLF, Josef (1993) - Reptiles y anfibios. Blume, Barcelona.
- FERRI, Vincenzo (2001) - Todo tortugas y galápagos. Grijalbo Mondadori, Barcelona.
- MARTÍNEZ SILVESTRE, Albert / MERCHÁN FORNELINO, Manuel (1999) - Tortugas de España. Antiqvaria, Madrid.
- VETTER, Holger (2002-2006) - Turtles of the World, volúmenes 1, 2,3 y 4. Edition Chimaira.

 

Infotortuga © 2005-2010 - Enric Pàmies Pallisé
Prohibida su reproducción total o parcial
sin la autorización del autor.