Inicio > Especies > Chelydridae > Chelydra serpentina
 

Chelydra serpentina  (Linneo, 1758)  
Tortuga mordedora
Inglés: Common snapping turtle
Alemán: Schnappschildkröte

Chelydra serpentina - Tortuga mordedora
Chelydra serpentina


Taxonomía:
Pertenece a la familia Chelydridae. Es la única especie dentro del género Chelydra, y tiene 4 subespecies: C.s. serpentina, C.s. acutirostris, C.s. osceola, C.s. rossignonii.

Especies similares: La única especie que se asemeja a la tortuga mordedora es la tortuga aligátor (Macrochelys temminckii). Son las dos únicas especies de la familia.
Se distinguen con facilidad porque la tortuga aligátor tiene los escudos del caparazón más abultados y todo su cuerpo parece de camuflaje, ya que tiene formas que le hacen parecer un tronco sumergido.

Morfología: Es una tortuga muy singular. Tiene el caparazón de color marrón oscuro a verde oliva, según cada animal. El cuerpo es un poco más claro, entre marrón y amarillento. El caparazón presenta tres quillas longitudinales bastante marcadas, y posee una gran variación de coloración, dependiendo de la subespecie y de cada ejemplar en concreto.
El plastrón es muy pequeño, y le deja mucha carne sin proteger. Tiene una potente mandíbula, cuatro patas muy fuertes y una cola bastante larga y gruesa.
Esta tortuga en el fondo de los ríos y lagos pasa desapercibida, pues su camuflaje le sirve para cazar peces descuidados.

Subespecies: Existen 4 subespecies generalmente aceptadas:

C.s. serpentina Es la especie con una distribución más amplia. Habita casi todo Estados Unidos, exceptuando el estado de Florida, y en algunas zonas de Canadá.
C.s. acutirostris Vive en Honduras, Panamá, Nicaragua, Costa Rica parte de Colombia y de Ecuador.
C.s. osceola Tiene un cuello más grande que la especie nominal, y también tiene más granulaciones en el cuello. Se la encuentra sobretodo en el estado de Florida, y en algunas zonas de los estados adyacentes.
C.s. rossignoni Se encuentra en México, Honduras, Belice y Guatemala.

 

Éste es un ejemplar juvenil de tortuga mordedora. (Foto cedida por Nuhacet) Esta tortuga mordedora, todavía en crecimiento, está sujetada por Joan Budó, uno de los responsables del C.R.T.A.
Podemos ver la forma del caparazón y las robustas patas de este bonito ejemplar (Foto cedida por Mari Carmen "Mari Bichos") Esta especie es bastante agresiva y se debe manipular con mucho cuidado. (Foto cedida por Mari Carmen "Mari Bichos")
Esta hembra está realizando una puesta de huevos. (Foto cedida por Nuhacet) Esta es la puesta. Obsérvese que los huevos son casi redondos. (Foto cedida por Nuhacet)
Este es un ejemplar bastante grande. Véase como se debe manipular: cogiéndola por la parte trasera del caparazón. (Foto cedida por Feliciano Esteban) Al comprar una de estas curiosas tortugas cuando son pequeñas, deberemos tener en cuenta que de mayores alcanzan 50 cm de longitud del caparazón. (Foto cedida por Mari Carmen "Mari Bichos")
Como se puede observar, tiene unos colores que le sirven de camuflaje en el fondo de los ríos
(Foto cedida por Mauremys)
El plastrón de las Chelydra serpentina es muy pequeño (Foto cedida por Mauremys)
Espectacular foto cedida por Eduardo Molina Gran ejemplar descansando sobre el tubo del filtro
Cría de Chelydra serpentina (Foto cedida por Unai2) Detalle de la cabeza

 

Si tenéis más fotos de esta especie o deseáis compartir información, podéis mandar un e-mail a: infotortuga@gmail.com

Dimorfismo sexual: No hay mucha información al respecto. Los machos acostumbran a ser mayores, y tienen la cloaca más alejada del caparazón que las hembras.

Tamaño: Estas tortugas pueden llegar a medir entre 45 y 50 cm.

Distribución: Habita en Estados Unidos, México, Honduras, Belice, Guatemala, Panamá, Costa Rica, Nicaragua y algunas zonas de Colombia y Ecuador. Como se puede observar tiene una distribución bastante extensa.

Hábitat: Esta tortuga habita prácticamente todo tipo de ríos y lagos, pero prefiere masas de agua con poca corriente. Le gustan los fondos lodosos, con mucha vegetación y con tronques hundidos, donde se camuflarán para poder cazar.

Mantenimiento: Para poder tener a esta tortuga en condiciones será indispensable un estanque de considerables dimensiones, porque como ya se ha hablado es una tortuga que alcanza unas dimensiones considerables.
Es posible tenerlas en acuarios, pero deberán ser de un gran tamaño.
Lo ideal sería que el fondo fuera una capa de lodo, y hubiese mucha vegetación.
Deben tener una pequeña zona terrestre por si quieren tomar el sol y para desovar. El acceso a esta zona debe ser con rampas o rocas, de tal forma que la tortuga pueda salir sin dificultades. El estanque debe tener por lo menos 80 cm de profundidad, y debe disminuir progresivamente, de tal forma que la tortuga pueda salir arrastrándose, puesto que los ejemplares de esta especie son bastante mal nadadores.
Los ejemplares adultos de esta especie pueden vivir todo el año al exterior, ya que en su hábitat también lo hacen.
En ejemplares juveniles se recomienda en invierno ponerlos en un gran acuario con calentador, y este debe estar situado en un lugar fuera del abasto de las tortugas, porque lo romperían con facilidad.
No se deben tener varios machos adultos en un mismo estanque. Lo más recomendable es tener un macho con varias hembras en cada recinto.

Alimentación: Su alimentación está compuesta en gran medida por peces a los que caza sin piedad. También aceptará moluscos, grandes insectos, anfibios, otros reptiles (son capaces de comer culebras, tortugas de otras especies o juveniles,...), pequeñas aves y mamíferos. Si se las acostumbra también aceptarán pescado, carne con poca grasa y corazón de ternera.
Es aconsejable darle a menudo alimento vivo, porque es una manera de mantenerla en forma y con los reflejos bien rápidos.

Comportamiento: Esta especie se caracteriza por su agresividad, llegando a herir gravemente las manos y dedos de algún cuidador despistado.
Debemos tener en cuenta que no veremos muy a menudo a estas tortugas, porque pasan la mayor parte del tiempo en el fondo del estanque.
Como ya se ha comentado, son bastante malas nadadoras. Acostumbran a caminar por los fondos y a trepar por las paredes del estanque para salir.
Según HIGHFIELD, por debajo de los 20 ºC estas tortugas empiezan a aletargarse. Por debajo de 5 ºC se mantienen totalmente inmóviles, saliendo solo a respirar muy de vez en cuando. A partir de los 8 ºC empieza su actividad, y dejan definitivamente el letargo a los 18 ºC.

Reproducción: Se ha conseguido ya bastantes veces reproducir estos animales en cautividad.
La hembra puede realizar la puesta a distintas distancias: hay hembras que hacen el nido cerca del agua y otras que lo hacen bastante lejos. Los huevos los entierran en un agujero que hacen con las patas traseras.
Las puestas suelen ser de 25-30 huevos, pero puede que sean bastantes más. Los huevos miden entre 2 y 3'5 cm de diámetro, y son bastante esféricos.
En la naturaleza la incubación dura entre 2 y 4 meses.
La incubación artificial se puede hacer de 20 ºC hasta 31 ºC, y según HIGHFIELD a 28 ºC los huevos tardan entre 60 y 65 días en eclosionar. La humedad debe ser elevada, en torno al 90 %.
Entre 22 y 28º C salen machos, y a menos de 20 ºC y a más de 30 ºC salen hembras.

Problemática: Como ya hemos repetido mucho, los principales problemas que podemos encontrar con esta especie es que se hace bastante grande y que es muy agresiva. Por lo demás, se adapta bastante bien a la cautividad.
Nunca se deben soltar ejemplares de esta especie fuera de su hábitat, pues pueden crear un grave problema medioambiental, ya que se adaptan con rapidez y podrían acabar con mucha fauna autóctona.

Legislación: Es una especie de libre comercialización. Es frecuente encontrarla en tiendas especializadas.

Artículos relacionados:
Alimentación de las Chelydra
Instalaciones para las Chelydra

 

Infotortuga © 2005-2010 - Enric Pàmies Pallisé
Prohibida su reproducción total o parcial
sin la autorización del autor.