Inicio > Alimentación > Alimentación para Chelonoidis carbonaria

Alimentación para las Chelonoidis carbonaria y Chelonoidis denticulata

Las tortugas carboneras (Chelonoidis carbonaria), también llamadas Morrocoy, son unas tortugas terrestres que soportan muy bien la humedad, cosa que no es muy habitual entre tortugas terrestres. Lo mismo sucede con una especie muy similar, las tortugas de patas amarillas (Chelonoidis denticulata).

En la naturaleza se alimenta de hierbas, plantas, hongos, invertebrados y carroña.

Un 50 % de su dieta es representada por frutas maduras. Se le puede dar melón, sandía, pera, papaya, piña, manzana, uvas, plátano (con moderación), higos, melocotón,...

También se le deben dar plantas silvestres y hortalizas, como las descritas para las tortugas terrestres mediterráneas.

También comerán sin problemas caracoles, babosas e insectos que encuentren por el jardín. Otro alimento que les gusta bastante son las flores de diferentes plantas, como los hibiscus.

A esta especie también se le debe añadir calcio a la dieta, pues crecen con rapidez.

Al ser una tortuga acostumbrada a la humedad, deberá tener siempre algún recipiente con agua donde bañarse y beber.

Aquí se observa un joven ejemplar de tortuga carbonera, junto a una flor y al cuenco con agua (Foto cedida por Lourdes Sió) Otra Chelonoidis carbonaria comiendo las hojas de una planta (Foto cedida por Keloni)

 

 

Infotortuga © 2005-2010 - Enric Pàmies Pallisé
Prohibida su reproducción total o parcial
sin la autorización del autor.